| ARTÍCULOS
Astauros no se hace responsable de las opiniones expresadas por los colaboradores en sus articulos.

Volvemos sobre el tema que iniciamos en diciembre pasado (Hacer click en el siguiente enlace para ver la primera parte) EL SENTIMENTALISMO ANIMALISTA

El mes pasado, el Concejo de Bogotá sancionó un acuerdo en donde prohíbe la muerte de los Toros Bravos durante Su lidia, además de imponer absurdos condicionamientos para la realización de los festejos que hacen  inviable la realización de la temporada Taurina.

 

Con la boca llena, algunos Ediles manifiestan que han obrado en beneficio de los animales y hasta expresan un beneficio ecológico que es totalmente inexistente.

Si se acaba la Tauromaquia, se condena al Toro Bravo a su desaparición.  Es así de sencillo y no hay razón valedera para Quien no quiere escuchar los argumentos de peso y de toda índole (ética, moral y artística) que sustentan y defienden la lidia y muerte de los Toros en las plazas.

 

Porque a estos mal llamados "animalistas" no los mueve el bienestar de los animales, Sus motivaciones no son nada distintas a sostener e incrementar el NEGOCIO de las mascotas (lease perros y gatos), cuya base de propaganda para el mercadeo y venta de alimentos y artículos para estas especies es acudir al "sentimentalismo animalista" o tambien llamado efecto Walt Disney (En donde los dibujos animados de animales adquieren fisionomía humana) creando una falsa conciencia que hace mover millones y millones de dólares que engordan las arcas de unas pocas corporaciones sin ninguna consideración con las otras especies que son sacrificadas para alimentar los millones de mascotas que el Ser Humano debe mantener en este planeta.

 

Suena crudo y golpea como una cachetada, pues los taurinos como buenos amantes de los animales también tenemos perros y gatos de compañía, pero la realidad está latente y las cifras del negocio lo confirman.  No en vano los principales donantes de las Fundaciones Anti-taurinas son precisamente las compañías que dominan el mundo de la mascota.

 

Si Volteamos la mirada hacia una simple bolsa de alimento para perros encontraremos las palabras claves que harán saltar de dicha al feliz humano que vela por la buena nutrición de Su mascota: "Está hecha con carne y pollo de verdad".

Y no estamos diciendo que aquello sea malo, por el contrario, una buena dieta requiere de alimentos nutritivos y de calidad, y qué mejor fuente de proteína que la carne de res y de pollo.  El asunto es que a los animalistas anti-taurinos les importa un comino el bienestar de otras especies animales diferentes a las que pueden encontrar en la sala de la casa, y olvidan que la Ecología es un asunto ante todo para entender y que el mundo rural es la interacción diaria del hombre con su entorno que involucra en su cotidianidad a decenas de especies  animales y vegetales.

 

En estos momentos, Undetoc y Casa Toreros, aúnan esfuerzos para librar la batalla jurídica que permita reversar el inconstitucional esperpento del decreto 013/2020 emitido por el Cabildo Distrital, en una asunto donde se miraran las formas y se discutirá la legalidad de esa medida, pero el debate de fondo donde se puedan desnudar las verdaderas razones de los enemigos de la fiesta brava hay que darlo con las cifras en la mano: Las que mueve el negocio de la mascota que no tiene miramiento alguno para otras especies animales y las del beneficio ecológico que significa la crianza del Toro Bravo.

 

Los debates en favor de la fiesta brava hay que darlos en todos los sentidos y son muchos y muy diferentes los puntos de vista que se pueden esgrimir. Es hora de mirar muy en el fondo de las cosas porque en las formas siguen ganando Quienes nada entienden y los que pueden torcer la realidad para que sólo se muestre un lado y sea el sentimentalismo animal el que prime sobre la verdadera razón del ser de las cosas.